Un acercamiento a las patatas fritas: aclarando algunas dudas generales

uere

Si existe un alimento al que hemos demonizado al máximo esas son las patatas fritas. Siempre se las suele ver como lo último que debemos ingerir si queremos mantener una alimentación sana. Nosotros en esta ocasión queremos acercarnos un poco a este mito y tener en cuenta algunos puntos al respecto para aclarar muchas dudas en lo que tiene que ver con este alimento. Para ello vamos a destacar y aclarar algunos puntos que tienen que ver con las patatas fritas.

A priori este alimento no debería ser malo, ya que su materia prima son las patatas. Es cierto que se trata de un tubérculo que contiene altas cantidades de hidratos de carbono y que a esto hay que sumarle las grasas que se añaden con el aceite en el que las vamos a freír. Pero no todo entorno a las patatas fritas es malo. Por eso nosotros en esta ocasión queremos detenernos en algunos puntos a tener en cuenta para hacerlas más saludables.

Las patatas fritas caseras siempre más saludables que el resto

En primer lugar es necesario tener en cuenta que siempre que preparemos nosotros las patatas en casa serán mucho más saludables. Simplemente se trata de pelarlas, dejarlas unos minutos en agua para eliminar parte de la albumina que contienen y que las hacen más indigestas, y freírlas en aceite de oliva abundante y caliente que las deje perfectas y listas para comer. Esta receta todos la conocemos, pero existen otras alternativas para preparar las patatas en casa de forma más saludable y evitar demonizarlas como lo hacemos.

gfgfa

La importancia del aceite en la elaboración de las patatas fritas

Punto uno, es necesario que el aceite que utilicemos sea de buena calidad, el de oliva nos sirve perfectamente porque aguanta muy bien las altas temperaturas y no se estropea tan rápido ni libera toxinas. Eso sí, lo ideal es utilizar la cantidad adecuada para evitar reutilizar el aceite una y otra vez, pues de este modo el aceite pierde propiedades que son sustituidas por sustancias tóxicas. Otra alternativa es no freír las patatas en aceite, sino prepararlas al horno. Con esta segunda alternativa conseguiremos que nos queden crujientes y sabrosas, pero con muchas menos calorías, ya que no añadiremos aceite.

Algunas técnicas para evitar que absorban demasiado aceite

Otro de los puntos en los que siempre se ha puesto a las patatas fritas en el ojo del huracán es porque absorben demasiado aceite al freírlas. Esto sucede cuando la patata es más fina. Para remediarlo es mejor cortar las patatas más anchas. Este simple gesto nos ayudará a que éstas absorban mucho menos aceite. Lo mismo sucede si las freímos con la piel. Por ejemplo, en las patatas que compramos congeladas esto suele ser un problema, pues al tener un corte muy fino la cantidad de aceite que se quedará en ellas es mucho mayor, por lo que es mucho mejor que las partamos nosotros mismos en casa.

Olvidarnos de las patatas industriales

No debemos olvidar en este repaso las patatas de fabricación industrial. Existen las elaboradas artesanalmente que son patatas con un corte fino y fritas en aceite que no suele ser demasiado fiable en la mayoría de los casos. Pero por otro lado están las patatas procesadas que se elaboran a partir de patatas trituradas o purés a los que se les añaden otras sustancias y que nada tienen que ver con lo que debería ser una patata de verdad cortada y metida en aceite a freír. En este caso estaremos ingiriendo infinidad de colorantes, saborizantes, conservantes…

jhgjjh

Patatas al horno como alternativa

Por todo esto es mejor decantarnos por lo natural y hacer nosotros mismos las patatas fritas en casa. Como hemos visto anteriormente, podemos decantarnos por freírlas en aceite de oliva o por el contrario prepararlas asadas en el horno. Esta segunda opción es aún más saludable, pues simplemente las debemos cortar como si fuésemos a freírlas de manera normal, solo que las introduciremos en el horno en una bandeja y esperaremos a que se tuesten y queden crujientes. Es una buena manera de consumir patatas de una de las maneras más saludables.

Imagen | ThinkStock Imagen 2 | Wikimedia Imagen 3 | Twitter de DavidDíazGil

En Vitónica | Ingesta de patatas, ¿asociada a mayor riesgo de hipertensión?

También te recomendamos

Aceite de palma: el actor secundario que acompaña al “villano del azúcar”

Todo sobre el aceite de semilla de uva: propiedades, beneficios y su uso en la cocina

Pegar como una chica en el Counter Strike significa ser pentacampeona del mundo


La noticia Un acercamiento a las patatas fritas: aclarando algunas dudas generales fue publicada originalmente en Vitónica por Delgado .

uere

Si existe un alimento al que hemos demonizado al máximo esas son las patatas fritas. Siempre se las suele ver como lo último que debemos ingerir si queremos mantener una alimentación sana. Nosotros en esta ocasión queremos acercarnos un poco a este mito y tener en cuenta algunos puntos al respecto para aclarar muchas dudas en lo que tiene que ver con este alimento. Para ello vamos a destacar y aclarar algunos puntos que tienen que ver con las patatas fritas.

A priori este alimento no debería ser malo, ya que su materia prima son las patatas. Es cierto que se trata de un tubérculo que contiene altas cantidades de hidratos de carbono y que a esto hay que sumarle las grasas que se añaden con el aceite en el que las vamos a freír. Pero no todo entorno a las patatas fritas es malo. Por eso nosotros en esta ocasión queremos detenernos en algunos puntos a tener en cuenta para hacerlas más saludables.

Las patatas fritas caseras siempre más saludables que el resto

En primer lugar es necesario tener en cuenta que siempre que preparemos nosotros las patatas en casa serán mucho más saludables. Simplemente se trata de pelarlas, dejarlas unos minutos en agua para eliminar parte de la albumina que contienen y que las hacen más indigestas, y freírlas en aceite de oliva abundante y caliente que las deje perfectas y listas para comer. Esta receta todos la conocemos, pero existen otras alternativas para preparar las patatas en casa de forma más saludable y evitar demonizarlas como lo hacemos.

gfgfa

La importancia del aceite en la elaboración de las patatas fritas

Punto uno, es necesario que el aceite que utilicemos sea de buena calidad, el de oliva nos sirve perfectamente porque aguanta muy bien las altas temperaturas y no se estropea tan rápido ni libera toxinas. Eso sí, lo ideal es utilizar la cantidad adecuada para evitar reutilizar el aceite una y otra vez, pues de este modo el aceite pierde propiedades que son sustituidas por sustancias tóxicas. Otra alternativa es no freír las patatas en aceite, sino prepararlas al horno. Con esta segunda alternativa conseguiremos que nos queden crujientes y sabrosas, pero con muchas menos calorías, ya que no añadiremos aceite.

Algunas técnicas para evitar que absorban demasiado aceite

Otro de los puntos en los que siempre se ha puesto a las patatas fritas en el ojo del huracán es porque absorben demasiado aceite al freírlas. Esto sucede cuando la patata es más fina. Para remediarlo es mejor cortar las patatas más anchas. Este simple gesto nos ayudará a que éstas absorban mucho menos aceite. Lo mismo sucede si las freímos con la piel. Por ejemplo, en las patatas que compramos congeladas esto suele ser un problema, pues al tener un corte muy fino la cantidad de aceite que se quedará en ellas es mucho mayor, por lo que es mucho mejor que las partamos nosotros mismos en casa.

Olvidarnos de las patatas industriales

No debemos olvidar en este repaso las patatas de fabricación industrial. Existen las elaboradas artesanalmente que son patatas con un corte fino y fritas en aceite que no suele ser demasiado fiable en la mayoría de los casos. Pero por otro lado están las patatas procesadas que se elaboran a partir de patatas trituradas o purés a los que se les añaden otras sustancias y que nada tienen que ver con lo que debería ser una patata de verdad cortada y metida en aceite a freír. En este caso estaremos ingiriendo infinidad de colorantes, saborizantes, conservantes…

jhgjjh

Patatas al horno como alternativa

Por todo esto es mejor decantarnos por lo natural y hacer nosotros mismos las patatas fritas en casa. Como hemos visto anteriormente, podemos decantarnos por freírlas en aceite de oliva o por el contrario prepararlas asadas en el horno. Esta segunda opción es aún más saludable, pues simplemente las debemos cortar como si fuésemos a freírlas de manera normal, solo que las introduciremos en el horno en una bandeja y esperaremos a que se tuesten y queden crujientes. Es una buena manera de consumir patatas de una de las maneras más saludables.

Imagen | ThinkStock Imagen 2 | Wikimedia Imagen 3 | Twitter de DavidDíazGil

En Vitónica | Ingesta de patatas, ¿asociada a mayor riesgo de hipertensión?

También te recomendamos

Aceite de palma: el actor secundario que acompaña al “villano del azúcar”

Todo sobre el aceite de semilla de uva: propiedades, beneficios y su uso en la cocina

Pegar como una chica en el Counter Strike significa ser pentacampeona del mundo


La noticia Un acercamiento a las patatas fritas: aclarando algunas dudas generales fue publicada originalmente en Vitónica por Delgado .

Un acercamiento a las patatas fritas: aclarando algunas dudas generales

Powered by WPeMatico