Consistencia: La Clave para el Éxito de tu Acondicionamiento Físico

La consistencia es la clave para lograr cualquier objetivo de fitness o acondicionamiento físico. Y siendo consistentes es de la única manera en que realmente podemos establecer el hábito del ejercicio regular.
Pero cuando hablamos de acondicionamiento físico o estilo de vida saludable, hay que ser consistentes no solo en nuestra actividad física si no también en otras áreas.

Consistencia en la nutrición

Es importante que seas consistente con el plan de nutrición que hayas elegido. Los cambios positivos que puedas ver en tu cuerpo, o en cómo te sientas, no tendrán lugar hasta que hayas sido lo suficientemente consistente por varias semanas o meses. Si has empezado a comer saludable y no has perdido peso todavía, no te desesperes. Apégate a tu plan y seguro que verás resultados.

Consistencia en el sueño

Dormir bien es una parte vital para estar saludables, sin embargo mucha gente hace trampa con el sueño, no entendiendo que esto tiene efectos súper negativos que repercuten en nuestra salud, alterando entre otras cosas nuestro peso. Tener un horario de sueño regular aun los fines de semana, puede ayudarte a sentirte más alerta y a mantener tus niveles de energía altos.

Volviendo al ejercicio

Si no eres consistente elevando tus pulsaciones varias veces a la semana, no te estás ejercitando lo suficiente, con lo cual no tendrás resultados. Para ver resultados en cualquier rutina de entrenamiento, necesitarás permanecer con un plan por meses.
Si pierdes la consistencia en tus entrenamientos o bajas la intensidad, ganarás peso y perderás todo lo que habías logrado anteriormente. Aunque está bien perder un día de entrenamiento o descansar, lo más importante es que seas consistente con estos para que puedas ver resultados.

¿Cómo puedo ser consistente?

En cuanto al ejercicio trata de empezar por trazarte metas que sean manejables, para que no falles ni te desmotives. Por ejemplo, puedes empezar comprometiéndote con dos entrenamientos a la semana de 20 a 30 minutos. Haz un horario de estos entrenamientos y nunca los saltes. Cuando te sientas segura haciendo esto, puedes empezar a ejercitarte por más días o por más tiempo, e ir agregando quizás otras actividades. Con el tiempo tendrás un hábito establecido, con el que sentirás cómoda, y podrás alcanzar tus metas de fitness.
En el caso de la nutrición, puedes buscar la ayuda de un nutricionista para que te organice tus comidas en base a lo que te gusta y que esto se convierta en un estilo de vida. Para ser consistentes con la nutrición, no podemos saltar de dieta en dieta pensando en rebajar una cantidad específica de libras y después soltarlo todo.

Una cosa a la vez

Recuerda que no puedes hacerlo todo junto. Adquirir un hábito, como el del ejercicio regular, toma mucho tiempo. Ve poco a poco y se flexible contigo misma. Si empiezas poco a poco y vas trabajando metódicamente, verás los resultados más rápido de lo que te imaginas.